miércoles, 7 de enero de 2009

Ron Asheton

Acaba de morir, tristemente sólo en su casa, Ron Asheton, el que fue guitarrista y fundador de The Stooges. Parece ser que llevaba varios días muerto cuando la policía encontró el cadaver.

John Lennon dijo una vez que, conceptualmente, no se había inventado nada mejor que el rock clásico, el rock de los 50. Efectivamente, ese esquema tan simple como efectivo se ha ido repitiendo hasta la saciedad desde entonces hasta nuestros días, solamente trufado según el origen (de país o de estrato social) del grupo en cuestión o de las circunstancias históricas en que fue concebida la música. Escuchando a los Stooges, es evidente que las circunstancias históricas y el lugar en que fue concebida esa música no eran paradisíacos precisamente. La agresividad, la rabia no contenida y el peligro que transmitían con su música y su actitud aún asusta. Los riffs afilados y monolíticos de Ron Asheton, los feroces aullidos de Iggy Pop y la potente sección rítmica formada por Scott Asheton y Dave Alexander fueron los encargados de bajar el telón de los años 60, del Flower Power y del verano del amor. Nos decían que ellos eran los hijos olvidados del mundo nacidos para destruir y cargaban contra todo y contra todos con un nihilismo absoluto y una música rompedora.

Aunque suene a tópico manoseado, los Stooges se adelantaron varios años a su tiempo. Es más, un disco como "Fun House" sería adelantado a su tiempo incluso si se hubiera publicado en 2009. Es un disco fuera del espacio temporal como lo conocemos, como lo fueron los Stooges. Posiblemente por eso, no sólo no tuvieron el más mínimo éxito durante su existencia, sino que en sus conciertos la gente permanecía estática y atónita sin entender absolutamente nada de lo que veían. Pero también por eso, su influencia y su legado empezaron a notarse varios años más tarde, y siguen notándose casi cuarenta años después de su (primera) desaparición como grupo.
Los vi en directo en el Primavera Sound tras su reunión de 2003 y aunque no estaban en su mejor forma física (todos menos ese asombro de la ciencia médica que es Iggy Pop), su incendiario repertorio lo salvó todo y la gente del público acabó enloquecida bailando sobre el escenario. Al menos Ron pudo disfrutar de algo de éxito y notoriedad antes de morir.

Aquí
podéis ver un curiosísimo video de unas modelos preciosas cantando el tema de los Stooges "I wanna be your dog", probablemente la declaración de amor más sumisa de la historia. Preguntándole a Ron de dónde sacaban esas canciones y esos títulos, respondió que era la jerga que utilizaban ellos, un grupo dentro del gran grupo de desarraigados de este mundo, que son los que a menudo escriben la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario