domingo, 4 de enero de 2009

Kind of Blue





A propósito del post sobre este disco que escribe mi amigo Josep Ros, y del artículo de El País que cita, me gustaría añadir una serie de reflexiones desordenadas sobre esta reedición, el álbum y lo que representa:



  1. El disco fue grabado en sólo 2 sesiones -2 de marzo y 22 de abril de 1959- en el que es, casi con toda seguridad, el mejor estudio de Jazz del mundo, el de 30th street en New York. No existe apenas material extra ni tomas alternativas porque el disco se grabó prácticamente a la primera. Aparte de 5 falsos inicios, todo lo que se escucha es la primera improvisación sobre una partitura muy sucinta que creó Miles Davis y que entregó al resto de músicos muy poco tiempo antes de la grabación.
  2. Sólo desde el año 1980 se cuentan unas 25 reediciones en diferentes formatos, ninguna de las cuales aporta material nuevo en realidad, dado lo expuesto en el punto anterior. Sólo las reediciones a partir de 1997 incorporaban dos mejoras interesantes: una corrección en el tempo de las grabaciones realizada para compensar un fallo de velocidad en la grabadora de 3 pistas usada en la sesión de marzo y una toma alternativa de "Flamenco Sketches".
  3. Esta edición que ha salido ahora está bautizada como "50th anniversary Collectors Edition" y se ha publicitado bastante, probablemente debido a su edición en estas fechas tan señaladas. Contiene un montón de material gráfico, 2 CD's, 1 DVD documental y el álbum en vinilo Azul. Aparte de los mencionados falsos inicios y algunos comentarios de Miles Davis que se escuchan en el CD adicional, lo más interesante de esta reedición es el exhaustivo libro explicativo, que además contiene un interesante galería fotográfica de la grabación.
  4. L@s no coleccionistas, que apunten a la edición de 1997 en CD (Columbia Jazz-CK-064935). Está mezclada en un viejo magnetófono Presto a válvulas, similar al usado en la grabación original, y el sonido es sencillamente impresionante. Huelga decir que esta obra no merece ser degustada en un maldito archivo informático.
  5. Personalmente, me parece curiosa la participación en el disco de Bill Evans, siendo legendario el odio furibundo de Miles Davis hacia los blancos. Evidentemente, no pudo sino rendirse a la sensibilidad y el sutil tecleo del que es probablemente el pianista más influyente de la historia del Jazz.
  6. Músicos de sucesivas generaciones y diferentes estilos han sucumbido ante el hechizo de esta obra. Carlos Santana se preguntaba: "¿Cómo se hace para entrar en el estudio con material 'normal' y salir con algo eterno?". El rapero Q-Tip lo define sacrílegamente como "La Biblia".
  7. Es difícil describir con palabras lo que se encierra en estos surcos (o pits). Lo que aquí hay es la inmortalización de dos extraordinariamente cortas sesiones de grabación, en que 7 monstruos de la música del siglo XX dejaron volar libremente su genio creativo.
  8. El placer que se obtiene saboreando obras de arte de este calibre difícilmente puede conseguirse en otra parte.

Escúchalo en Spotify.

2 comentarios:

  1. No tengo mucha experiencia en Jazz, pero este disco en particular es Magico. No me canso de escucharlo. Tubo que ocurrir algo especial hay dentro, en el estudio de grabación, algo tan expecial que ha quedado inmortalizado para siempre.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario y por leerme.
    Si no tienes experiencia en Jazz, estate atento a los próximos artículos que voy a publicar sobre recomendaciones de Jazz. Voy a poner artistas y discos para no iniciados (e iniciados también). El Jazz es un mundo fascinante en el que hay cosas para todo el mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar