martes, 31 de marzo de 2009

Microsoft cierra Encarta

Según esta noticia de El País, Microsoft prevé cerrar en breve la enciclopedia Encarta, capitulando en favor de la Wikipedia. La democratización del saber.

Recuerdo haber tenido una de las primeras versiones de Encarta para Windows 95 en CDRom y era algo espectacular en ese momento, con fotos, videos, esquemas, gráficos. En estos tiempos de la Web 2.0, eso puede sonar a obviedad, pero pensad que, en ese momento, Internet era prácticamente sólo patrimonio de científicos. Nos hacemos viejos...

miércoles, 11 de marzo de 2009

Jonathan Richman

Esta noche pasada me han invitado a un concierto al que difícilmente habría ido de motu propio, pero del que difícilmente habrá salido nadie decepcionado (yo, desde luego, no). Ha actuado Jonathan Richman en la sala Apolo de Barcelona, acompañado únicamente de su socio Tommy Larkin a la batería, su guitarra española y una especie de cencerro que tocaba con una baqueta.
Aunque le conocía desde hace mucho tiempo, e incluso tengo algún disco suyo, jamás le había visto en directo y la verdad es que me ha sorprendido muy gratamente. Este es un tipo al que no creo que la crisis de la industria discográfica con sus descargas ilegales le haya afectado lo más mínimo. Él se gana la vida con sus conciertos y los discos que le compran sus incondicionales desde hace más de 40 años.
Lo primero que uno piensa viéndole cantar, bailar y actuar con su estilo tan naif e inocente, es que se trata de un tipo entrañable con el que uno no podría enfadarse jamás. Su aparente bondad (al final, incluso ha ayudado a los roadies a desmontar el escenario) y su capacidad de generar buen rollo y diversión me han parecido desarmantes. Mirando a mi alrededor veía una audiencia de lo más variopinta en la que tod@s tenían algo en común: una sonrisa beatífica dibujada en el rostro...
Pero que nadie crea que es simplemente un tipo simpático que no soporta un escrutinio artístico más cercano. Aparte de componer todos sus temas y cantar más que bien, es todo un showman que se expresa en cuatro o cinco idiomas (su castellano es macarrónico, pero muy divertido) y toca la guitarra solventemente con un estilo entre sureño, flamenco, bluegrass y country (a veces parecía que tocara una mandolina y no una guitarra española).
Investigando un poco sobre su carrera, descubrimos que fundó el grupo The Modern Lovers en 1970 junto a Jerry Harrison (quien más tarde se uniría a los geniales Talking Heads) y David Robinson (que haría lo propio con mis adorados The Cars). Los Modern Lovers, originalmente producidos por John Cale, eran un grupo Proto-Punk que influenció incluso a los Sex Pistols. Tuvieron diferentes formaciones y grabaron varios discos a lo largo de los años.
En solitario, en cambio, ha desarrollado un estilo más decantado hacia el Rock acústico con múltiples influencias, asequible, pero huyendo siempre de la comercialidad más descarada. De cualquier manera, este hombre tiene una carrera sólida, e incluso tuvo sus 15 minutos de fama al crear la banda sonora y aparecer en la película "Algo pasa con Mary" de los hermanos Farrelly (él cantaba en el coro griego que narraba las desventuras del protagonista, en inglés en la versión original y en español en la versión doblada).
Aquí podemos ver un video en directo de uno de sus primeros (y escasos) éxitos, "Roadrunner". Y aquí vemos al gran Iggy Pop versioneando su divertido tema "Pablo Picasso".
Sus canciones tratan de los temas más variados, sencillos y cotidianos: de por qué debemos dedicarnos a saborear y disfrutar el vino y no a discutir sobre esnobismos de catadores, de lo mucho que le gusta su Fender Stratocaster, o de una novia que tuvo que le quería más de lo que él habría deseado. Y es que es imposible conocer a Jonathan Richman y no quererle.

Recomiendo su disco de 2004 "Not so much to be loved as to love". Tiene un excelente trabajo de guitarra y una de las mejores grabaciones de batería que he podido escuchar. También excelente es "I'm so confused", con un sonido minimalista producido por Ric Ocasek que hace que Jonathan se materialice en tu sala de escucha.

jueves, 5 de marzo de 2009

Auriculares portátiles

Con frecuencia me toca trabajar en salas técnicas, con el horroroso ruido de fondo de los servidores y el aire acondicionado que al cabo de un rato puede llegar a ser insoportable. En esos casos el iPod bordea en lo indispensable para aislarse del ruido externo y concentrarse en el trabajo (con una buena banda sonora de fondo).
En todas las revistas de gadgets hacen hincapié en la necesidad de sustituir los auriculares que vienen de serie con el iPod. Aunque son unos auriculares muy correctos, estoy de acuerdo en que si los sustituimos sacaremos mejor partido al iPod, pero con frecuencia los modelos que nos proponen son peores que los de Apple. La pega, para mí, de los auriculares de Apple es que son de tipo botón, es decir, se sujetan bastante firmemente en el trago de la oreja, pero no aislan completamente del ruido exterior. Además, todos los auriculares de este tipo pecan de lo mismo: una pobre respuesta en bajos, consecuencia del reducido tamaño del propio auricular. Cualquier aficionado a la alta fidelidad sabe que para producir una buena respuesta en graves es necesario una caja acústica GRANDE. Evidentemente, siempre podemos comprar unos auriculares externos (los grandes que recubren toda la oreja), que son los que ofrecen el mejor sonido, pero no son muy portátiles que digamos, y además tienen el inconveniente de una baja sensibilidad, con lo que hemos de subir mucho el volumen y la batería del iPod dura menos.
Para solventar este problema, los fabricantes han inventado los auriculares internos. Este tipo de auricular es de tamaño parecido al de botón, pero se coloca dentro del canal auditivo y además lleva un revestimiento de goma que ajusta perfectamente en el canal y "sella" la entrada, aislándonos casi completamente del ruido exterior, incluso sin poner música. La gracia de este sistema es que, al cerrarse completamente la cavidad auditiva, ésta se integra con el auricular, convirtiéndose en una perfecta caja de resonancia que acentúa las frecuencias graves.
He probado ya unos cuantos, siendo mi último (y costoso) error, unos Shure E210, que teóricamente son los que utilizan los músicos para aislarse tocando en directo. Me costaron más de $200 en NYC y ya nada más probarlos me di cuenta del error que cometí. Aunque son tremendamente eficaces aislándonos del ruido externo, la calidad de sonido es inferior a la de los auriculares de Apple, especialmente en las frecuencias altas, que suenan ásperas y agresivas.
Finalmente, he encontrado unos auriculares de este tipo que me satisfacen plenamente: los Denon AHC452 (69€). Hay un modelo más sencillo, el AHC252, que es casi igual de bueno y cuesta algo más barato. En ambos modelos el aislamiento del exterior es perfecto, las frecuencias altas suenan delicadas y los bajos son espectaculares. Es necesario, sin embargo, jugar con la posición del auricular, introduciéndolo primero a fondo en la cavidad auricular e ir extrayéndolo poco a poco hasta que notemos como el conducto queda sellado y el bajo se hace profundo y extenso. El efecto en ese momento es sorprendente.
Escuchando el tema "Junior's eyes" del Never Say Die! de Black Sabbath, no cabe la menor duda. Esa genial línea de bajo, el contundente trabajo del batería y uno de los mejores solos de Tony Iommi suenan gloriosos... y nos demuestran que también se puede confiar en el 8º disco de Black Sabbath.
Pasando al tema "Mama's got a girlfriend now" del Pleasure and Pain de Ben Harper y Tom Freund tampoco queda duda. La increíble presencia física de esta excepcional grabación acústica se materializa mágicamente dentro de nuestra cabeza.
Las grabaciones en archivo digital sin comprimir o con bitrate de 320 Kbps, por supuesto.

domingo, 1 de marzo de 2009

Pepe Rubianes

Acabo de enterarme por el Blog de mi colega Josep Ros de que ha muerto Pepe Rubianes.
¡Qué lástima la desaparición prematura de tan singular personaje!
Su visión lúcida, provocadora e irreverente de la realidad cotidiana, sobre todo la política, y su inagotable verborrea (antológicos los maratones de TV3 e impagable su mezcla de castellano y catalán) nos servian más para comprender el mundo que leer el periódico o ver las noticias de la tele.

Pepe, por favor, donde quiera que estés, no le metas mucha caña a quien mande allí. Descansa en paz que te lo tienes bien merecido.