domingo, 21 de diciembre de 2008

Opera Prima

Hace poco reencontré casualmente a un compañero de la carrera al que no veía desde hace más años de los que me gusta confesar. Curiosamente, ha resultado que es un audiófilo y melómano empedernido como yo (Dios los cría y ellos se juntan), que hasta tiene su Blog dedicado al tema. Juntos nos hemos apuntado a una serie de mini-cursos sobre Ópera, género del cual él es un experto y devoto seguidor, y yo, un total ignorante. Los cursos los imparte Marga Fernández, de Harteconhache.
[Hago un pequeño paréntesis para recomendar los cursos y el Blog de Marga. Ella es licenciada en historia del arte y experta en el tema, y además tiene la gracia de hablar sobre ello de una manera sencilla pero rigurosa, "desacademizándolo" (como dice ella) y haciéndolo comprensible para el pueblo llano, aquellos que en vez de la titulación en arte tenemos una etiqueta de anís del mono y nos tiene que entrar todo por los ojos y las orejas, y no por el cerebro. Marga da cursos sobre cómo comprender e interpretar la pintura y la ópera, todos ellos muy recomendables para ayudarnos a luchar contra nuestra ignorancia.]

lunes, 8 de diciembre de 2008

Quantum of Solace

Ya he visto la última peli de James Bond
Definitivamente, estamos ante el mejor Bond de la historia. A Daniel Craig aún le falta el sentido del humor, el sibaritismo y el glamour de Sean Connery, pero está trabajando en ello. Se supone que estamos asistiendo al inicio de su carrera como agente doble cero. Hasta ahora ha estado muy ocupado preparándose, y eso incluye aprender idiomas, informática (!), lucha, conducción temeraria, etc. No ha tenido tiempo aún para aprender a apreciar el buen vino y el Martini-Vodka agitado, pero todo llegará…

Mientras tanto, ahora Bond es un ser humano que sangra, se equivoca, se enamora, es reprendido por su jefa... Los malos ahora no son esos personajes de cómic increíblemente megalómanos que vivían en una fortaleza en medio de la selva o del mar con un ejército de desarraigados trabajando para ellos, ni locos que pretenden destruir la civilización humana tal como la conocemos. Ahora son organizaciones criminales que pretenden manipular gobiernos para controlar el agua de todo un país, o ludópatas genios de las matemáticas que se dedican a ejercer de banqueros para terroristas. Las historias, dentro de la ficción, tienen ahora menos fisuras que nunca. Las escenas de acción tienen un realismo que los films anteriores no podían igualar, y Daniel Craig dota al personaje de una dureza y convicción que el metrosexual Pierce Brosnan no podría ni soñar. Estoy convencido de que estas películas soportarán mucho mejor el paso del tiempo que los films de Connery, que, a pesar de todo el glamour años 60, ahora se antojan algo desfasados.

En resumen, “Quantum of Solace” me ha parecido un excelente film de acción y aventuras, y una digna continuación a la nueva saga iniciada brillantemente con “Casino Royale”. Y no, la canción principal "Another way to die" de Jack White y Alicia Keys, NO ME HA GUSTADO.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Amy Bond


El reciente estreno de la última entrega de la saga Bond me impulsa a escribir unas líneas sobre Amy Winehouse. Tengo debilidad por esta cantante y aún estoy perplejo por lo que ha pasado con ella a propósito de la canción principal de la nueva película de James Bond. Me explico…
La saga Bond es la más longeva y taquillera de la historia del cine. Cada entrega ha sido esperada con inusitada impaciencia por los fans, entre los cuales me cuento. Aguardábamos ansiosos a ver quien era el malo y qué diabólico plan inventaba para conquistar (o destruir) el mundo. Nos preguntábamos como conseguiría Bond chafarle la guitarra, y de qué sofisticada manera se lo cargaría al final. Todo ello, envuelto por el attrezzo habitual de nuevos Gadgets, nuevo coche, nuevas chicas Bond y, “last, but definitely not least”, la nueva canción de la película… A lo largo de los años, algunos de los mejores o mas famosos artistas de cada época interpretaban el tema principal. En sus inicios fueron cantantes Bond gente como Matt Monro, Tom Jones, Shirley Bassey, Nancy Sinatra, Louis Armstrong, Paul McCartney o Carly Simon. En los últimos años cantaron Gladys Knight, Tina Turner, Sheryl Crow, Garbage, Madonna y Chris Cornell (me apetece destacar “You know my name” del film “Casino Royale”, impresionante tema de este excepcional cantante).
Todas las canciones tenían una mezcla irresistible de fuerza, romanticismo y sofisticación. Todos los intérpretes tenían un sello de distinción y una personalidad contrastada, acorde con las películas, que de ninguna manera pueden ser calificadas como subproductos de acción pura y dura, sino excelentes films de aventuras con guiones ingeniosos, buenos actores y elementos y referencias culturales que las hacen diferentes de la purria al uso.

Para mi, las mejores canciones sin duda fueron las de la primera época. El tema de Louis ArmstrongWe have all the time in the world” es un clásico absoluto de este GRANDE de la música del pasado siglo y las tres canciones que interpretó Shirley Bassey, son simplemente excepcionales. Me fascina el estilo de esta mujer, su forma de cantar esculpiendo a cincel los versos al estilo Sinatra y, por encima de todo, su prodigiosa, casi sobrenatural, voz. Para mi, su canción “Goldfinger” es algo quintaesencial e indisoluble del Bond más genuino de la historia. Es un tema de otro mundo, con ese tremendo diálogo que se establece entre la cantante y la orquesta, y ese sobrecogedor crescendo que va incrementándose hasta la apoteosis final. No os perdáis tampoco el excepcional tema discotequero del año 1997 “History repeating”, de Shirley con los Propellerheads.

Cuando estaban planeando la última película de Bond, “Quantum of solace”, decidieron ofrecerle a Paul McCartney hacer la canción original, con motivo del 35 aniversario de su “Live and Let die”, tema original del film de igual título y versionado por gente tan variopinta como The Stan Kenton Big Band o los Guns’n’Roses. El exBeatle (junto con Lennon y en solitario es el autor con más números 1 y discos vendidos de la historia de la música) no se dejó pillar por el toro de la vanidad y rehusó la oferta, sugiriendo sin embargo a los productores que la cantante más indicada para interpretar la nueva canción principal era Amy Winehouse. Realmente, no puedo estar más de acuerdo con Paul. No se me ocurre ningún otr@ cantante actual en todo el planeta cuya voz y estilo represente mejor la esencia del agente con licencia para matar. Pues bien, los productores, después de que Amy creara la canción, decidieron que su imagen y estilo de vida no cuadraba con la saga Bond y rehusaron usar la canción…

Personalmente, me parece casi surrealista que unos productores de un personaje tan políticamente incorrecto (asesino, misógino y conservador en todo excepto en lo que respecta al sexo) se dejen llevar por ese arrastre de conservadurismo y decidan unilateralmente prescindir de ella con la excusa de su particular actitud vital. Es obvio que durante la época de Pierce Brosnan la imagen del agente 007 se suavizó y actualizó acorde con los tiempos (e igualmente sucedió con los interpretes de las canciones), pero con Daniel Craig, que a pesar de todas las campañas en su contra es un Bond excepcional (tanto o más genuino -si nos atenemos a las novelas de Ian Fleming- que el actor que definió el personaje y con el que todos deben compararse: Sean Connery), se ha recuperado la imagen dura, cruel, cínica y socarrona del personaje. Por tanto, no me cuadra que prescindan de la Winehouse escudándose sólo en su imagen. Además, me indigna que nos hubieran privado de una canción Bond interpretada por Amy. Afortunadamente, parece que Amy va a publicar la canción por su cuenta a pesar de todo...

Por favor, que nadie se deje engañar por la campaña “hype” que la envuelve, ni por su ubicuo mega-hit “Rehab”, ni por su agobiante omnipresencia en toda la prensa del corazón. Sin ningún tipo de duda, Amy Winehouse es no sólo la cantante más grande del momento, sino una de las mejores cantantes de la historia. Su clase, su estilo, su fraseo, su tono de voz y su feeling aplastante están a la altura de las grandes damas del soul y el jazz: Dinah Washington, Sarah Vaughan, Shirley Bassey, Aretha Franklin, Diana Ross… Escuchad las versiones extendidas de sus álbumes Frank” y “Back to black y sabréis decirme. Contienen un montón de temas extra y versiones alternativas, algunos de ellos de una calidad extraordinaria, otros, clásicos instantáneos del soul y el R&B. Chequead esta versión alternativa de "Love is a losing game", sencillez y sentimiento a raudales. O esta versión de un clásico del Jazz, "Round about midnight" de Thelonius Monk: impresionante. Además, no solo canta excepcionalmente bien, sino que además ¡compone la mayoría de sus temas!. Estoy plenamente convencido que, en 20 o 30 años, hablaremos de Amy como ahora hablamos de aquellas excepcionales cantantes. Al tiempo…

jueves, 20 de noviembre de 2008

Jeff Buckley

Si tienes pensado publicar un sólo LP y morir prematuramente a los 30, más te vale hacer algo realmente especial si quieres pasar a la historia. Afortunadamente, Jeff Buckley lo consiguió con "Grace". Después de completar este álbum se dedicó unos meses a girar promocionándolo, grabó algunos Ep's de demo y comenzó la grabación del que iba a ser su nuevo disco "My sweetheart the drunk". Durante una de las giras paró unos días a descansar y murió ahogado en un río donde había ido a nadar. Era el año 1997 y Jeff tenía 30 años.
Este es uno de esos discos imposibles de ubicar, no sólo dentro de un estilo, sino incluso dentro de una época. Es una música absolutamente original, personal e inclasificable, cantada con un sentimiento conmovedor. Casi puedes sentir el sufrimiento, ver el alma detrás del hombre entre los lamentos y esos registros agudos imposibles de alcanzar para la mayoría de cantantes de rock. No podriamos decir que al irse Jeff dejó un hueco imposible de rellenar, porque no ha habido nadie como él antes ni después.

Sus influencias iban desde Pink Floyd hasta Maurice Ravel, pasando por el Jazz Fussion de Al di Meola, el Hard Rock de Led Zeppelin, el Rock progresivo de Rush y Yes, el Blues primigenio de Robert Johnson o el electrificado de Jimi Hendrix. Todas esas influencias se adivinan en las canciones de este disco y en el resto de grabaciones que dejó antes de morir. Sus tentáculos abarcaban hasta la Chanson Française de Edith Piaff, si escuchamos las versiones que solía hacer. Y hablando de versiones, su lectura del "Hallelujah" de Leonard Cohen, interpretado por Jeff acompañándose únicamente de su guitarra, es definitiva. Tanto que Cohen dejó de interpretar su tema en directo hasta la muerte de Jeff, después de la cual sólo lo volvió a interpretar como homenaje póstumo al malogrado cantautor.
De todo este crisol de influencias, surgen piezas de rock sin etiquetas como "Grace", "So Real" ó "Last goodbye" con unas progresiones de acordes de guitarra y unas armonías simplemente extraordinarias, temas de cariz religioso como el mencionado "Hallelujah" o "Corpus Christy Carol" de Benjamin Britten, baladas increíblemente sentidas como "Lover, you should come over" ó "Lilac Wine" y canciones rabiosamente potentes como "Eternal Life". En 2004 apareció una edición extendida del disco subtitulada Legacy Edition, conmemorativa de su 10º aniversario, con cantidad de temas extra todos ellos imprescindibles.

Por si la calidad musical fuera poco, la grabación es sensacional. Detallada, dinámica, espaciosa, repleta de matices que vas descubriendo progresivamente. Las piezas más intimistas fluyen majestuosamente, con unos silencios que cortan la respiración. Con los temas más expansivos las paredes de la habitación parecen desaparecer... Uno de mis discos de referencia, tanto musical como sonora. Una de esas obras que, desde que las escuchas por primera vez, sabes que van a acompañarte el resto de tu vida.

Es irónico que uno de los momentos más especiales del disco de un hombre que murió ahogado sea un suspiro, una bocanada de aire que se escucha al principio de "Hallelujah". Precisamente eso es lo que representó Jeff Buckley, no solo en los 90, sino dentro de la música del pasado siglo: una verdadera bocanada de aire fresco, un destello en el cielo, una especie de estrella fugaz que pasó muy deprisa y sólo fue vista por unos pocos privilegiados.

viernes, 24 de octubre de 2008

Soporte físico y derechos de autor

Un pensamiento sobre los Derechos de autor, el descargar música de Internet, el Copyright y demás.
Más o menos a finales de los 70, siendo un crío aún, empecé a comprarme discos. Antes escuchaba lo que tenían mis padres o lo que había heredado de mis primos mayores. Los discos en esos años eran todos de vinilo, obviamente. Escuchabas el disco en el tocata de casa, el que el altavoz estaba en la misma tapadera del plato. Entonces, si querías llevarte el disco para escucharlo en el auto de papá durante un viaje largo, tenías que comprarte el cassette, porque las platinas estéreo decentes aún eran caras y elitistas.
En 1981, aproximadamente, se empezó a comercializar el CD. Yo empecé a comprar CD’s hacia 1986. Como siempre me ha gustado ir a la vanguardia de la tecnología, muchos de los discos que ya tenía en vinilo me los compré en CD. Los escuchaba y comparaba con el vinilo, en audiciones A/B (sincronizando las dos fuentes y conmutando entre ellas rápidamente para intentar escuchar las diferencias) y ya me mosqueé un poco. Sí, sonaba más limpio. Sí, no hacía el típico refrito. Sí, no se rallaba (siempre que lo trataras bien). Pero el sonido NO ERA MEJOR, y le faltaba algo: calidez, alma, presencia física, es difícil de describir.
Hacia el 82 nos compramos el primer Video, un betamax Sony. Aquello era la bomba. Tenias montones de películas en los videoclubs y podías grabar de la tele!!.
Hacia el año 97 apareció el DVD. Ahora te comprabas otra vez lo que ya tenías en Video, disco, CD, ó cassette. Pero bueno, esta vez tenías imagen en muy alta calidad, sonido multicanal envolvente, multidiomas en caso de las películas, etc. Era un punto poder comprar DVD’s de conciertos y por fin VER lo que habías estado sólo escuchando durante tanto tiempo.
Alrededor del 2000, la industria se saca de la manga el Súper Audio CD (SACD) y el DVD Audio. Estos formatos, ahora prácticamente difuntos (especialmente el segundo), proporcionan sonido multicanal (ó sólo estéreo) de muy alta calidad. A la hora de la verdad, en muchos casos no se nota la diferencia entre el CD y el SACD, pero en otros casos muy concretos la experiencia musical mejora dramáticamente. Escuchar discos como el “The Dark Side of the moon” de Pink Floyd, que originalmente fue concebido en multicanal envolvente, es toda una revelación. Gente como Peter Gabriel, Mike Oldfield o Neil Young, han abrazado alguno de estos formatos de música multicanal alegando que con sólo dos canales no tenían “espacio” para meter todos los instrumentos y efectos que tenían en mente. En cambio, escuchar otros discos que se han remezclado en multicanal cuando originalmente eran sólo estéreo, es cuanto menos, un poco “raro”. Una vez más, yo, y muchos otros incautos, hemos comprado en SACD o DVD Audio discos que ya teníamos en cualquiera de los otros formatos “antiguos”, esperando obtener las ventajas prometidas por las nuevas tecnologías.
Desde hace un par de años, hemos asistido atónitos a la lucha entre dos formatos de Video de alta definición: Blu Ray y HD DVD. Ha ganado el Blu Ray y han perdido los consumidores que se inclinaron por el HD DVD. Las películas que yo he visto en las estanterías de las tiendas en uno y otro formato, evidentemente, son las mismas de siempre y muchas de las cuales ya las tenemos en VHS y/o DVD.
Y aquí llega (por fin) mi reflexión: cada vez que he ido a la tienda de discos a comprarme de nuevo el mismo disco en otro formato, NADIE ME PREGUNTÓ SI YA TENÍA EL DISCO. No me descontaron la parte de los derechos de autor que ya había pagado antes. No me ofrecieron cambiarme el disco viejo por el nuevo pagando sólo el coste del soporte físico. Razonamiento matemático lógico: lo que estamos pagando cada vez es sólo el SOPORTE FISICO. Los derechos de autor, aparentemente, están por ahí flotando, pero no van ligados al soporte físico.
Está clarísimo que cuando nos bajamos (ilegalmente, dicen) música o películas de Internet no nos estamos bajando nada físico: son simples bytes que se graban en nuestro disco duro. Si no robamos ningún soporte físico, ¿por qué estamos haciendo algo ilegal?. ¿No es también ilegal cobrarme una y otra vez por la misma cosa?
Claro que, por una parte, según este razonamiento, tiene sentido que si quiero grabar en un CD la música bajada ilegalmente, me hagan pagar un dinero en concepto de derechos de autor en el precio de los CD’s vírgenes, pero por otra, si bajo música pagando de iTunes o Amazon y la quiero grabar en un CD, ¿por qué tengo que pagar dos veces los derechos de autor?. ¿No tendrían que vender dos tipos de CD’s vírgenes, los “con derechos de autor” y los “sin derechos de autor”?... Pero bueno, creo que ya se me está yendo la olla. Buenas noches…



El CD como objeto de diseño industrial moderno.
(Museum Of Modern Art. NYC.)

miércoles, 22 de octubre de 2008

Autenticidad

Llevo unas semanas de tremendo trabajo (y que dure, que no está el horno para bollos) en que no he tenido tiempo de escuchar mi equipo principal.
Finalmente esta noche pasada pude sentarme a escuchar algo de música, en vinilo por supuesto. En CD la música se pone de fondo, no se escucha. En vinilo la experiencia de escuchar música se convierte en algo real, personal, íntimo. Un ritual de placer que requiere de todo nuestro esfuerzo y atención.
De entre toda mi colección de vinilos, mis dedos fueron directos a este doble LP de prensado audiófilo de 180 gramos que adquirí en la última feria del disco de coleccionista en Barcelona: ¨West¨ de Lucinda Williams.
La preciosa foto de la portada es de la carismática fotógrafa americana Annie Leibovitz. En el interior del álbum hay otra foto, de Margaret Malandruccolo, de unos caballos salvajes galopando en un río con una frase impresa del padre de Lucinda, el poeta Miller Williams: ¨No sabemos qué guerras se están librando allá dentro, donde el alma toca el hueso¨. Ambas fotos nos ilustran claramente sobre lo que encontraremos entre los surcos.
Lucinda es una digna continuadora de la prolífica cantera de cantautor@s americanos como Dylan, Young, Harris, Reed, Seger, Waits, Springsteen, Petty, Cougar, Hiatt, Isaac, etc. Hace poco, la revista Time la nombró la mejor escritora de canciones americana, y no seré yo quien les contradiga. Me costaría decidir si es mejor este disco o el más rockero y tremendamente exitoso ¨Car wheels on a gravel road¨, que fue el que forjó la mayor parte del prestigio de Lucinda como músico. También muy recomendables son "Live at the fillmore" y "World without tears". Ahora acaba de sacar su nuevo disco, "Little Honey" que no puedo esperar a descubrir.

En "West" aparecen músicos incontestables, como Tony Garnier de la banda de Bob Dylan al bajo, o el gran Jim Keltner a las baquetas, además de sus habituales Rob Burger y Doug Pettibone, y es un claro ejemplo de que el vinilo le da una presencia especial a la música, que suena fresca y real, como una banda de músicos tocando en la habitación de tu casa. Quien no tenga tocadiscos, por favor que no se prive, el CD es igualmente bueno.
Aquí hay un puñado de canciones escritas todas por Lucinda desde el fondo de su corazón. Hablan de devastadoras separaciones, de amores lejanos, de la muerte de su madre y, por encima de todo, de la esperanza que se divisa como una luz al final del camino. Todos los temas están cantados con lirismo y con el aplomo y la consistencia que dan 30 años de carrera ascendiendo pausadamente hasta la cima de su arte. Dicen que algunas de las interpretaciones vocales que se incluyeron finalmente se escogieron de entre las sesiones de ensayo porque, a pesar de las imperfecciones, rebosaban sentimiento y autenticidad a raudales.

Dentro de una mezcla ecléctica de rock americano, medios tiempos country blues y hasta un tema narrado casi en clave rapera, aquí hay algo para todo el mundo. Te podrá gustar o no, pero, indiscutiblemente, destila autenticidad y eso, en estos tiempos, merece un respeto.

jueves, 16 de octubre de 2008

Golpe al SPAM

Según esta noticia publicada en El Periódico, ha caido una “empresa” responsable de 1/3 (¡) del correo basura mundial.

También según la noticia no podemos sentirnos aliviados porque estas organizaciones se venden entre ellas sus listas de direcciones de correo. Ojalá se entere Garzón y caiga sobre ellos toda la fuerza de la LOPD por la cesión no consentida de datos personales.

sábado, 11 de octubre de 2008

Seguridad en ADSL

Hace ya algún tiempo me encontré en una empresa algo que era, metafóricamente hablando, parecido a lo que vemos en la foto. Tenían una línea ADSL para salida a Internet y, como estaban muy preocupados por el tema de la seguridad, aconsejados por un proveedor decidieron contratar un firewall para situar detrás del router ADSL. Esto sería como si el dueño del jardín de la foto decidiera comprar una cadena y un candado para cerrar la puerta del jardín: inútil y absurdo a la vez. Digo esto porque al lado mismo del firewall tenían un punto de acceso Wifi protegido con una clave WEP de 128 bits…

En su tiempo, WEP proporcionaba una cierta seguridad en nuestras redes Wifi. Ahora, todo aprendiz de hacker y piltrafilla informático sabe que una clave WEP se crackea en cuestión de minutos (por Dios, he visto hasta un video en Youtube sobre cómo hacerlo!!!. El hackeo al alcance de todos). Dejadme decir, con algunas reservas, que poner un firewall detrás de un router ADSL que usa NAT y donde no hay mapeo de puertos a ningún host de la red es algo totalmente superfluo o, en el mejor de los casos, lo último que debemos hacer después de proteger debidamente los Hosts que hay dentro de la red. La seguridad se estructura por capas, como una cebolla, empezando por la de host (con firewall de host, antivirus/antispyware, etc.) y acabando por la perimetral. Luego, revisando constantemente todos los puntos. La seguridad no es un proyecto puntual, sino una forma de vida.

Las precauciones necesarias y suficientes para proteger un router ADSL típico son:

  • Activar el firewall del router para evitar ataques contra el mismo router. Entonces no hablamos de un firewall estrictamente, pues un firewall lo que hace es proteger lo que hay detrás de él dejando pasar el tráfico inocuo y frenando el maligno, no protegerse exclusivamente a sí mismo. Cuando hay NAT, el mismo NAT actúa de firewall. Lo que hace NAT es traducir o mapear la dirección interna de destino según la externa de origen. Puesto que no es capaz de redirigir conexiones entrantes si no sabe a qué host interno debe mandarlas, las bloquea. A no ser que tengamos configurado:
  • DMZ Host. La mayoría de routers tienen esta funcionalidad. Si hay tráfico entrante iniciado desde el exterior lo mandan a este host. En este caso es como si todos los puertos estuvieran dirigidos hacia este host, por lo que sí es imprescindible protegerlo. Yo uso esta funcionalidad para montar concentradores de VPN, como el Cisco ASA 5500. Claro que el ASA sabe cuidarse solito perfectamente…
  • Bloquear el ping en el interface WAN (suele estar como “Disable Anonymus internet requests”). Lo que no sabemos que existe no podemos atacarlo. También esto nos libraría de ataques DoS tipo Ping de la muerte (un ataque DoS, por otra parte, más erradicado que la Viruela).
  • Ponerle una contraseña fuerte al router. Jamás dejar la de defecto. El ABC de la seguridad informática es una buena contraseña.
  • Desactivar el acceso administrativo al router desde el puerto WAN y WIFI, puesto que son accesos vulnerables, o por lo menos difícilmente controlables.
  • Desactivar uPNP (Universal Plug and Play) en el router. Algunos programas peer to peer, juegos e incluso Messenger, usan este protocolo para reconfigurar el desvío de puertos del router hacia nuestro equipo. Una vez un puerto del equipo es visto desde Internet, ya es susceptible de ser atacado. En este caso sí tendría sentido tener el firewall: detener comunicaciones que vienen de fuera a dentro sin ser iniciadas desde dentro.

viernes, 10 de octubre de 2008

Copias Windsor

¿Windsor o "El coloso en llamas?
Hace poco estaba haciendo una consultoría sobre un plan de contingencia y el cliente me habló de las copias Windsor, refiriéndose a las copias que se extraen de las oficinas con el fin de evitar desastres mayores del estilo de incendios, inundaciones, terremotos, etc. Me hizo gracia la denominación porque es muy descriptiva.
Hay estudios que dicen que un 70% de las empresas que han sufrido en sus sedes centrales desastres del estilo de lo ocurrido en el Windsor, acaban cerrando a los 3 años. Ya pasó antes en el ataque al World Trade Center de Nueva York. Yo incluso tengo un conocido que fue al paro porque su empresa tenía la sede central en el WTC y tras el desastre tuvieron que cerrar porque no consiguieron una recuperación completa de sus sistemas. Es por ello que dentro de un buen plan de contingencia es imprescindible que haya copias almacenadas en una ubicación física diferente a la de los servidores, habitualmente en las instalaciones de un proveedor especializado con medidas de seguridad física máximas. Las mejores empresas especializadas guardan las copias en una ubicación secreta, desconocida incluso para el cliente, con sistemas de protección resistentes a incendios, inundaciones e incluso ataques nucleares (aunque no sé quién querría recuperar sus copias después de un ataque nuclear...).
La cuestión es que, al extraer los datos al exterior de nuestras instalaciones, debemos asegurarnos contra la pérdida o robo del soporte que utilicemos. Si las copias extraídas contienen ficheros con datos de carácter personal, entonces la legislación es muy clara. En el Reglamento de medidas de seguridad de los ficheros que contengan datos de carácter personal (RD 994/1999) de la AEPD, se detalla explícitamente que el cifrado es obligatorio si los datos son de nivel alto (los relativos a salud, sexualidad, inclinación política y religiosa, etc.). Para los datos de nivel bajo (nombre, dirección, teléfono, etc.) no se requiere y para los de nivel medio (situación financiera, fiscal, etc.) se detalla que deben tomarse medidas para evitar la recuperación de información en un soporte que vaya a ser desechado y, en general, en cualquier soporte que vaya a salir de las instalaciones. Dado que si en un solo registro de un fichero hay un dato de nivel medio o alto, automáticamente todo el fichero pasa a ser de nivel medio o alto, es muy conveniente cifrar TODOS los ficheros con datos de carácter personal que vayan a salir de nuestras instalaciones, por si acaso. Evidentemente, aunque la ley no nos obligue a ello, es altamente recomendable cifrar CUALQUIER dato que salga de nuestras instalaciones, e incluso los que no vayan a salir pero sean susceptibles de robo o pérdida (discos USB o llaves USB con información).
Todos los paquetes de backup más conocidos incorporan la prestación de cifrar las copias de seguridad, sean en cinta (Symantec Backup Exec, CA Arcserve,..) o en disco (Symantec Backup Exec System Recovery, Acronis True image, …). Todos los fabricantes de llaves USB tienen modelos con software de cifrado incorporado. Imprescindible si llevamos información confidencial o datos de carácter personal en ellas.
De todos los algoritmos de cifrado simétrico (el que usa una sola clave para cifrar y descifrar, en contraposición al asimétrico que usa dos claves –la pública y la privada-) que no han sido comprometidos hasta el momento (IDEA, 3DES, AES, etc.), probablemente el recomendado para cifrar las copias de seguridad sea AES, por ser rápido y muy seguro. Usaremos una clave de 192 ó de 256 bits, dependiendo de nuestro nivel de paranoia, y santas pascuas.

jueves, 2 de octubre de 2008

¿Soy buena persona?: Libro recomendado

Esta tarde he tenido una ciberconversación con mi buen amigo y colega Josep Ros. Hablábamos de lo que significa ser “buena persona” y de ciertos grupos sociales que deberían quedar descartados de aquella categoría. Me ha recordado un libro que me recomendó hace años mi abogado y buen amigo, Alex Carrasco, y que devoré con avidez en cuanto cayó en mis manos.
Para aquell@s que les guste la ética y la filosofía y, en general, para quien disfrute de una lectura apasionante que además le haga pensar un poco, recomiendo el libro “Ética Práctica” de Peter Singer (editorial Ariel).
Este libro plantea y desarrolla, desde la perspectiva de la ética, una serie de temas que siempre están de actualidad: el aborto, la eutanasia, el trato a los animales, los ricos y los pobres, etc.
Singer expone y desarrolla de una manera totalmente objetiva y con impecable método y rigurosidad cada uno de esos temas, hasta hacernos reflexionar y replantearnos nuestras convicciones más profundas.
Tened cuidado al leer este libro. Puede demostraros que no sois tan buena gente como creéis.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Espiar o no espiar

Un buen amigo y colega me ha contado que le han planteado un "trabajillo" derivado de una situación harto común en la empresa desde el advenimiento de este maravilloso mundo de ocio que es Internet: espiar en el PC de un trabajador.
Escenario:
- Una empresa de un tamaño suficientemente grande como para que la gente no vaya muy "estresada" y no se note mucho si alguien está haciendo lo que hace un pez en el agua (nada).
- Un empleado que trabaja menos que un espía sordo.
- Un jefe con la mosca detrás de la oreja porque cree que el empleado se está columpiando en horas de trabajo y usando para ello el sagrado material informático que la empresa le ha puesto a su disposición para trabajar y ser productivo.
- Un informático atareado (mi amigo) al que el jefe le pide que, fuera de horas, espíe en el PC del empleado en busca de pruebas de su escaqueo (e-mail, historial de navegación, archivos descargados).
Hechos:
- La empresa está bien organizada, adaptada a la LOPD y, por tanto, tiene su documento de seguridad de la información y otros documentos sobre el uso de las herramientas informáticas, que han firmado todos los empleados, donde se especifica explícitamente que las herramientas informáticas son puestas por la empresa a disposición del empleado para el uso profesional, única y exclusivamente.
- El informático encuentra mogollón de visitas a páginas pornográficas y e-mails con chistes, fotos y en general todo tipo de pruebas que demuestran irrefutablemente que el empleado trabaja menos que el sastre de Tarzán.
- El jefe, cabreado, echa al empleado y pretende utilizar toda esa información para hacerlo con despido procedente, es decir, sin indemnización.
Pregunta:
- ¿Es viable la pretensión del jefe en la situación descrita?
Respuesta:
- En el Derecho tecnológico existe algo que se antepone a casi todo, y que es el Derecho a la intimidad del trabajador. A no ser que exista sospecha fundada de un delito (espionaje industrial, pedofilia, etc.), y sólo con una orden judicial bajo el brazo, se puede espiar el PC de un empleado. Por tanto, las pruebas obtenidas ilegalmente, como en este caso, más que ayudar al empresario a un despido procedente, pueden hacer que aún tenga que readmitir o incluso, indemnizar al empleado por irrumpir en su intimidad. Lo mismo pasaría con las escuchas telefónicas secretas.
- Es necesario que toda posible irrupción a la intimidad del empleado, como software que analice los e-mails para detectar SPAM, se haga de la manera menos invasiva posible y sin guardar registro del contenido de los mails (esto Google Apps se lo pasa por el forro porque lee los mails para insertar cuñas publicitarias, pero bueno, ellos están en los USA y sólo es para el servicio gratuito).
- Es muy conveniente que la empresa, al igual que la de nuestro ejemplo, tenga el Documento de Seguridad y una versión reducida del mismo que esté firmado por cada empleado advirtiéndole del uso que puede hacer de los sistemas informáticos y de las medidas de seguridad que se utilizan, como la mencionada en el anterior apartado. Esto puede actuar como disuasivo, pero, de todas formas, al final siempre privará el derecho a la intimidad.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Adiós a Paul Newman

Poco queda por añadir después de todo lo que han dicho en TV y prensa. Sólo quiero remarcar que se nos ha ido uno de los grandes mitos de la historia del cine y una persona entrañable y querida que vivió la vida de la mejor manera posible: demostrando coherencia, generosidad e integridad hasta el final.

Quien no haya visto películas como The Hustler (“El Buscavidas”), Cool Hand Luke (“La leyenda del indomable”) ó The Mackintosh Man (“El hombre de Mackintosh”), por favor, que lo remedie lo antes posible.

sábado, 27 de septiembre de 2008

Rory Gallagher

Estoy escuchando a Rory Gallagher mientras trabajo. No estoy haciendo nada que requiera de gran atención, pues sería imposible hacerlo con una música tan intensa y poderosa de fondo. Rory, en paz descanse, era un cantante y guitarrista irlandés de blues rock que murió prematuramente a los 47 años tras no superar un trasplante de hígado que le hicieron como consecuencia de su adicción al alcohol. Es triste la gran cantidad de artistas que han fallecido antes de hora, especialmente debido al consumo de drogas o alcohol. Supongo que este tipo de gente especialmente sensible es víctima propiciatoria de caer en adicciones al intentar refugiarse del alienamiento de nuestra sociedad actual.
Tengo que reconocer, no sin cierta vergüenza, que no hace mucho tiempo que le descubrí. Le conocía de nombre y por referencias desde hace mucho tiempo, pero jamás había escuchado nada suyo. Un feliz día, me compré un SACD doble multicananal llamado “Big Guns. The very Best of Rory Gallagher. Más tarde descubrí que, ni este es un disco recomendable para conocer la obra de Rory, ni es posible hacerse una idea acertada de la obra de un monstruo como él con un disco de estas características, pero le tengo cariño porque me abrió las puertas a la obra de este gran músico. Cada vez que descubro e incorporo a mi universo particular algo tan exageradamente bueno que no conocía de antes me siento reconfortado porque veo que aún no está todo perdido, que aún me quedan cosas grandes por descubrir y que conservo, como un niño, la capacidad de ilusionarme ante algo nuevo.
Rory hacía (o hace, porque su música nunca morirá) un blues-rock de raíces tradicionales, pero aportando su personalísima voz e inigualable destreza con la guitarra, así como su inmenso talento como compositor. El blues puede llegar a ser una música monótona por su estructura monolítica y la poca evolución del género, pero en manos de Rory es una continua sorpresa y está a la altura de cualquier estilo musical producido por el ser humano. Tocaba con maestría la guitarra, la mandolina, el saxofón y la armónica, lo cual le daba una gran riqueza y variedad a su música. Escuchando toda su discografía descubres que apenas tenía canciones de relleno. El nivel era fabulosamente alto.
En una ocasión, entrevistaron a Jimi Hendrix y le preguntaron: "¿Qué se siente siendo el mejor guitarrista del mundo?". Jimi contestó: "Bueno, esa pregunta tendría que hacérsela a Rory Gallagher". ¿Cabe mayor elogio?...
Si como guitarrista fue una inspiración para miles de aficionados y profesionales, en directo era un performer de nivel estratosférico y personalmente era un tipo entrañable al que todo el mundo quería.
Cuentan que los Rolling Stones intentaron ficharle en 1974 para sustituir a Mick Taylor, pero tras unas pruebas y al no darle una respuesta en un plazo razonable, Rory se marchó a Japón, donde tenía una serie de conciertos previstos. Finalmente no recibió respuesta de los Stones, que acabaron fichando a Ronnie Wood. Sin duda, esta fue la mejor salida para todos. Rory prosiguió con su carrera personal creando una obra maestra tras otra, Ronnie Wood se unió a la banda de su vida (con permiso de los Faces) y los Glimmer Twins se ahorraron tener que “frenar” a esta bestia escénica como hicieron, a otro nivel, con Mick Taylor o con Brian Jones antes. Rory se habría merendado en escena y en estudio al bueno de Keith con su destreza guitarrística y, si se descuidan, también a Mick como cantante. No me malinterpretéis, adoro a los Stones y toda su obra (hasta “Tatoo You”…), pero está claro que son un grupo en que el todo es más que la suma de las partes, lo cual por supuesto es como tiene que ser.
Aparte de su tremenda influencia en generaciones de músicos y del icono que es para miles de guitarristas, Rory es todo un héroe nacional en su Irlanda natal. Incluso tiene una plaza con su nombre y una estatua (creada por una escultora amiga suya de la infancia) en Cork (República de Irlanda). Comercialmente, vendió 30 millones de discos, lo que no es moco de pavo.
En la wiki tenéis su discografía y links a sitios interesantes como su web oficial , su club de fans virtual en My Space o esta emotiva web de tributo creada por un fan que tuvo el privilegio de verle en directo.
Todo lo que he escuchado de él es recomendable, pero siendo un artista tan increíble, yo empezaría por el principio y me lo tragaría todo. Especialmente intensos son sus álbumes en directo “Irish Tour” y “BBC Sessions” o el concierto disponible en DVD "Live at the Jazz Festival Montreux".

martes, 2 de septiembre de 2008

Friends forever

Hace unos meses pillé en eBay en una increíble oferta (80€) la colección completa en DVD, las 10 temporadas, de "Friends". Contando que cada temporada cuesta normalmente sobre los 30€, fue una auténtica ganga (aunque nada comparado con bajártela, está claro). Varios meses después y tras recorrerme toda la serie entera un par de veces, he llegado a la conclusión de que estamos ante la mejor sitcom (comedia de situación) de la historia de la televisión, y no exagero un ápice. Una verdadera obra maestra cómica y una máquina de precisión de entretener y hacer reír.