martes, 2 de septiembre de 2008

Friends forever

Hace unos meses pillé en eBay en una increíble oferta (80€) la colección completa en DVD, las 10 temporadas, de "Friends". Contando que cada temporada cuesta normalmente sobre los 30€, fue una auténtica ganga (aunque nada comparado con bajártela, está claro). Varios meses después y tras recorrerme toda la serie entera un par de veces, he llegado a la conclusión de que estamos ante la mejor sitcom (comedia de situación) de la historia de la televisión, y no exagero un ápice. Una verdadera obra maestra cómica y una máquina de precisión de entretener y hacer reír.

Antes de esto, sólo había visto algunos episodios sueltos de esta serie. Cuando la daban por la tele en Cuatro, a menudo me quedaba mirándola, pero nunca me había enganchado del todo. No entendía completamente los chistes ni su humor y además, la televisión nunca ha sido lo mío, no desde que era un crío y flipaba con Mazinger Z, Los Angeles de Charly o Starsky y Hutch. Siempre he preferido ver películas, conciertos, documentales, o directamente ponerme a escuchar música o leer un libro o revista de gadgets. Después de esto, definitivamente he incorporado Friends a mi universo particular y cada X tiempo, me entra el "mono" y tengo que revisar algún capítulo.


Para disfrutar esta serie, hay que seguirla desde el principio y, a ser posible, en versión original (en mi caso subtitulada en inglés porque los DVDs son chinos –de ahí el precio-). Desde el principio porque es imprescindible conocer bien la historia completa y la idiosincrasia de los personajes para captar todas las bromas. En versión original porque, si no, se pierden la mayoría de juegos de palabras y el excelente trabajo de los actores (y que conste en acta que la traducción, el doblaje y las voces españolas son buenísimas). En la versión doblada, además, se cambian elementos importantes de la serie para hacerlos comprensibles al público español, perdiéndose casi totalmente la gracia. Por ejemplo, el doctor que es un fan del personaje "cool" por excelencia, Fonzie, de la serie Happy Days, se transforma misteriosamente en un Trekkie en la versión doblada al español y los chistes pierden totalmente el sentido (¿¿¿Spock tocando los bongos???).

La principal clave de esta serie son los seis actores protagonistas. Estos chicos, desconocidos antes de protagonizar la serie, se revelan capítulo a capítulo, temporada a temporada, como unos comediantes fuera de lo común y unos excelentes actores (no exagero, el trabajo mímico y de entonación, especialmente el de Ross, es para verlo) que aquí alcanzan la cima de su talento. Se les ve evolucionar y mejorar como actores temporada a temporada. Y además, todos ellos por un igual. Es difícil decidir cuál de ellos es mejor o más gracioso (personalmente, me quedo con Phoebe, un cruce entre Oliva de Popeye y Pippi Calzaslargas), tan alto es el nivel de cada uno y tan importante su protagonismo en la serie. No es extraño que empezaran cobrando 22.500 dólares por episodio y acabaran cobrando 1.000.000 de dólares cada uno. La clave de esto fue que iban a negociar juntos sus salarios. Lisa Kudrow (Phoebe) dijo, no sin razón, que los seis juntos tenían más fuerza que uno sólo. Y así fue. El extraordinario éxito de la serie en todo el mundo les llevó de ser unos desconocidos a estrellas millonarias. Esta forma de negociar sin concesiones con el poder establecido me hace cogerles aún más simpatía, como personas y como currantes. Ellos sabían que eran la clave de la serie, que estaba haciendo dinero a espuertas y era un éxito en todo el mundo (en esa época no existían las descargas ilegales). Era lógico que se llevaran la parte del león y así lo consiguieron. Todos ellos, excepto (injustamente) Courteney Cox, ganaron uno o más grammies como mejor actor de comedia a lo largo de los 10 años que duró la serie.

Durante la serie aparecen, con más o menos continuidad, una serie de actores secundarios (algunos de ellos famosos, como Elliot Gould, Tom Selleck, Kathleen Turner, Morgan Fairchild, Teri Garr, Michael Rapaport o Bruce Willis) imprescindibles en el desarrollo de las historias. También aparecen esporádicamente todo tipo de caras conocidas, desde estrellas del cine actual (Brad Pitt, Julia Roberts, Jean Claude Van Damme, Charlie Sheen, Brooke Shields, Isabella Rossellini, George Clooney, Ben Stiller, Helen Hunt, Greg Kinnear, Denise Richards, Winona Ryder, Rebecca Romijn-Stamos, Billy Crystal, Robin Williams, Anna Faris...), hasta actores míticos (Charlton Heston), pasando por algunos de los mejores actores contemporáneos (Gary Oldman, Sean Penn, Susan Sarandon, Jeff Goldblum, Alec Baldwin, Danny de Vito, Hugh Laurie), músicos (Chrissie Hynde, Chris Isaak), modelos (Elle McPherson, Jill Goodacre), celebridades británicas (Sarah Ferguson, Richard Branson), personajes conocidos haciendo de ellos mismos (Ralph Lauren, Trudy Styler, Jay Leno), estrellas de la comedia estadounidense (Laraine Newman, Chris Parnell, Jon Lovitz), protagonistas de series coetáneas (Jason Alexander de Seinfeld; Christina Applegate de Married with Children) e innumerables actores y actrices que más tarde serían conocidos en series y películas (es gracioso descubrirlos aquí de jovencitos). Ninguno de estos actores consigue desviar la atención de los protagonistas principales, sino más bien ensalzar las interpretaciones de aquellos y elevar el prestigio de la serie. Da siempre la impresión (corroborada al ver las "tomas falsas") de que todos se lo pasan en grande haciendo la serie. Y es que, en su momento, Friends era lo más, y todos querían estar allí. Ahora, de las series "antiguas" (acabó en 2004), es la más descargada de largo en la mula. Es uno de esos raros casos en el cine o la TV en que todos los elementos (actores, guionistas, técnicos y público) se alinean para entregar un producto simplemente perfecto.

Las historias y los guiones son increíblemente buenos y, lo más sorprendente, es que el nivel apenas fluctúa en las 10 temporadas. Incluso diría que la 10ª es una de las mejores temporadas. A quien se quedó en la 4ª temporada pensando que se repetían mucho, le recomiendo que se reenganche. La 5ª es la monda y la 6ª es una de las mayores cumbres del humor televisivo de todos los tiempos. Como es típico en el cine americano, el guión no te da ningún respiro. No hay nada de relleno porque todo tiene su sentido en la historia global. No se entretienen lo más mínimo en llegar al meollo de la cuestión. Las escenas se suceden a velocidad vertiginosa. No hay dos frases seguidas sin un chiste o broma, y siempre, cuando parece que todos han dicho la suya, le sacan aún más punta a la situación con otra salida o comentario. Hay siempre historias paralelas que se entrecruzan con precisión quirúrgica y se potencian unas a otras. El trabajo de los guionistas y montadores es simplemente asombroso. En los extras "cómo se hizo" se puede apreciar  el inmenso trabajo y dedicación que conlleva realizar una serie como esta. Detrás de una escena de 2 minutos hay horas y horas de trabajo para un enorme equipo de gente. Cada chiste, cada escena, cada frase, se estudia y se rehace innumerables veces y se va probando con el público hasta conseguir obtener el máximo efecto. A veces, incluso deben acortar las risas del público en la sala de montaje porque aquellas enmascaran el siguiente chiste.

El tipo de humor se podría catalogar de simple y políticamente correcto. Aquí no hay crítica política ni social, ni tampoco ataques a ninguna etnia, ni religión, ni grupo social. Sólo se explayan en el tema sexual, pero sin apenas tacos. Los chistes se basan en juegos de palabras, bromas implícitas y, sobre todo, en la interpretación de los actores. No es lo que dicen, sino CÓMO lo dicen y CUÁNDO lo dicen. Los chistes de carácter sexual son finos y sutiles, en absoluto inocentes ni simplones (hay que estar muy atento para captar algunos, pero son buenísimos). Este tipo de humor demuestra inteligencia para mí. En lugar de intentar impresionar con humor intelectual o escandalizar con humor chabacano, es mejor y más efectivo hacer un humor simple que entienda todo el mundo y decir otras cosas sutilmente.

Los personajes están perfectamente delineados y durante los 10 años son totalmente coherentes cada uno con su idiosincrasia. Aquí no hay giros al lado oscuro ni cambios de personalidad típicos en los culebrones, sino la lógica evolución vital de unos veinteañeros mientras cruzan la frontera de los 30, empiezan a trabajar, salen con gente, se casan, tienen hijos...

Son un grupo de gente que difícilmente serían tan amigos en la vida real, pero esa es una de las principales gracias de la serie, la coexistencia de unos personajes tan dispares en situaciones a menudo ajenas a cada uno. Ninguno de ellos es perfecto. Todos tienen sus defectos, miserias y maldades, pero hacen de ello un detonante del humor, y todos tienen buen corazón en el fondo. Podríamos decir que los creadores no han podido evitar incurrir -en ocasiones- en el típico tick americano de la moralina, pero todo está muy contenido y no hay puñaladas emocionales (esto no es "La casa de la Pradera"). Caen en lo pasteloso en contadísimas ocasiones y siempre lo despachan con un chiste o broma final que le quita azúcar al asunto.

En fin, que para mí, con la vida ajetreada que llevo de currante-empresario-machaca que llega tarde a casa y sólo quiere relajarse un rato mientras cena y echar unas risas delante de la tele, Friends es el kit kat perfecto. Es como un baño de burbujas, espumoso y relajante que me permite desconectar e irme a la cama sin tener doscientas preocupaciones que no me dejan dormir. Como el perro de aquel experimento, sólo escuchar la canción principal y ver los créditos de inicio, olvido todos los problemas y preocupaciones de cualquier día, por duro que haya sido.

Gracias, Amigos.


Más info de "Friends"


Curiosidades interesantes de la serie (Atención: ¡¡¡Spoilers!!!)
  • Chandler y Joey tienen en su apartamento un par de cajas acústicas electrostáticas Martin Logan. Estas cajas tienen un sonido extremadamente claro y una imagen estéreo espectacular, aunque son muy direccionales -el oyente ha de estar situado en medio de ellas y a la distancia precisa para conseguir esa imagen-. Las cajas forman parte de un equipo audio/visual a tope que Chandler compra para que Joey no se enfade porque le quita a su novia.
  • Chandler es un amante del vinilo. A pesar de que la serie transcurre en la época dorada del CD (1994-2004), en un capítulo que le deja su novia aparece escuchando un LP de Lionel Richie.
  • Courteney Cox (Monica, en la serie), es la chica que saca a bailar Bruce Springsteen en su vídeo de  "Dancin' in the dark".
  • En un capitulo aparece Chrissie Hynde (cantante y líder de The Pretenders) como la cantante profesional que provoca que no dejen tocar más a Phoebe en el Central Perk. Al final, Phoebe le  enseña a Chrissie a tocar su canción "Smelly Cat" (Gato apestoso… pero Phoebe ama los animales).
  • En otro capítulo aparece el rockero Chris Isaak, que contrata a Phoebe para que cante para unos niños. Al final, Chris canta junto con Phoebe una canción y cuando él hace uno de sus clásicos gorgoritos, Phoebe le dice que porqué no escoge una nota más "masculina".
  • Ross confunde a una amiga lesbiana de su mujer con Huey Lewis.
  • Chandler tiene un portátil, con módem y todo, que usan para que Ross haga una lista de las cosas que no le gustan de Rachel. También es pionero en el uso del ordenador para ligar por Internet.
  • Joey no sabe usar un ordenador para nada, excepto el portátil de Chandler para encontrar porno en internet, y sólo porque aparece nada más encenderlo. No obstante, se ordena sacerdote por Internet para poder casar a Monica y Chandler y para no tener que pagar en el metro.
  • Phoebe identifica a su madre natural porque sus gustos coinciden en cosas tan "minoritarias" como la pizza o The Beatles.
  • Chandler intenta, sin éxito, circunvenir la seguridad perimetral de su empresa para encontrar el verdadero buen porno en Internet.
  • En un capítulo, Ross y Rachel discuten sobre cuál es la canción más romántica de todos los tiempos. Rachel escoge "The way we were" de Barbra Streisand y Ross, "Tupelo Honey" de Van Morrison.
  • A Joey le gustan The Who, Kiss, Bowie y Van Halen. En su habitación tiene un poster de la banda de Pete Townshend, en un capítulo aparece cantando "Rock'n'roll all nite" y "Space Oddity" y en otro, una ex-novia suya le devuelve un CD de VH que se dejó en casa de ella, junto con unos calzoncillos y un cepillo de dientes.
  • El jefe de Rachel le pide que acompañe a su sobrina Emily a la ópera a ver "Die Fledermaus" de Johann Strauss II, ya que salen 2 de los 3 tenores.
  • En un capítulo Mónica, Ross y Chandler van a un concierto de Hoottie and the Blowfish. Al acabar van a una fiesta en el backstage y Mónica acaba con un chupetón en el cuello de montárselo con un Hoottie.
  • Cuando Ross se traslada temporalmente al apartamento de Joey y Chandler, lo primero que hace es cambiar el mensaje del contestador por uno de él cantando "We will rock you" de Queen, pero diciendo "we will, we will, call you back".
  • Chandler se graba privadamente a sí mismo en video cantando "Space Oddity" de David Bowie.
  • Chandler le formatea accidentalmente el portátil a Ross -perdiendo un trabajo importantísimo- al abrir un email malintencionado con asunto: "fotos de Anna Kournikova".
  • Phoebe utiliza al hijo de Ross para acercarse a Sting (su hijo va al mismo colegio que el de Ross) y conseguir entradas para un concierto. Al final, Phoebe acaba con una orden judicial de alejamiento de Sting y su familia, pero puede acudir al concierto porque los asientos están a más de 50 mts del escenario.
  • Cuando Phoebe se casa, le pasa a Rachel su agenda con todos sus ex-novios y ligues. Rachel ve sorprendida que está apuntado "Jethro Tull". Le pregunta si Jethro Tull no son una banda y Phoebe le responde con sonrisa pícara que ¡vaya si lo son!.
  • Nuestros "Amigos" viven en el Village de Nueva York. Este barrio es, para mí, la zona más bonita de Manhattan para vivir, con edificios bajitos con su escalera de incendios y miles de restaurantes y bares con música en directo. Aquí hay locales míticos como el Village Vanguard (ahora muy deteriorado) o el Blue Note (donde hasta se puede cenar fantásticamente mientras se ve el concierto). En ambos locales, sobre todo en el primero por ser más antiguo, han tocado algunos de los más grandes de la historia del Jazz. También, el barrio está repleto de fantásticas tiendas de discos (vinilos, CD's, DVD's), comics, etc. Si nos movemos un poquito al sur, tenemos el Soho con la tienda Apple original, auténtico paraíso de MacEros y frikys gadgetófilos en general.










Típica calle del Village.










15/07/2008. La peña haciendo cola en el Apple Store del Soho para comprarse el iPhone 3G recién salido del horno.


2 comentarios:

  1. Qué grande Peter!!!

    Muchas gracias por este increíble Blog. Después del Quijote y la obra del Shakespeare ese, este blog es de obligatoria lectura para cualquier humano que habite este planeta.

    Un abrazo brodel!

    El hijo del Doctol

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Josep. Tú has sido mi inspiración en esto. Pero n-e-a-c-l-p.
    un abrazo.

    ResponderEliminar