domingo, 25 de octubre de 2009

Rives PARC, y un problema menos

Este fin de semana, aprovechando mi convalecencia de la gripe estomacal que he pillado, me he sentado a ajustar mi Rives PARC recien comprado.
Este aparato es un ecualizador paramétrico de alta calidad, orientado a corregir exclusivamente los problemas con las bajas frecuencias: sólo ataca las frecuencias entre 16 y 350 Hz, y sólo las atenúa. Ver aquí artículo de Stereophile relativo a este aparato.


No es casual que esta gama de frecuencias sea la que produce los mayores quebraderos de cabeza para los amantes del audio. La forma, generalmente paralelepípeda, de las habitaciones donde escuchamos música provoca que se exciten determinadas frecuencias al tener las 6 paredes paralelas 2 a 2. Algo así como si lanzáramos fuertemente una pelota de goma contra una pared y empezara a rebotar repetidamente entre esa pared y la opuesta hasta que perdiera fuerza y cayera al suelo.
Las frecuencias excitadas varían en función de la distancia entre las paredes. A esto se le llama "modos" de la habitación, que no son más que picos de distorsión en ciertas frecuencias. El resultado de todo esto es un bajo reverberante y molesto que emborrona el resto de frecuencias provocando que se pierda la aireación entre los instrumentos y con ello la imagen estéreo.


Dado el tamaño de las habitaciones "normales", las frecuencias excitadas suelen empezar en 33 Hz. Esta cifra sale de dividir la mitad de la velocidad del sonido (media longitud de onda) entre una distancia de unos 5 mts, que sería la arista más larga de la habitación. Para habitaciones más grandes, la frecuencia problemática se reduciría. Para más pequeñas, se incrementaría.


En mi caso, además, tengo varios problemas más, léase:
  • Un techo muy bajo (2,07 mts) que hace que unos de los modos de reverberación suba hasta los 80 Hz (frecuencia muy audible y molesta).
  • Una cajas acústicas grandes, con una respuesta en bajos que desciende hasta los 25 Hz.
  • Mi debilidad por el vinilo, que generalmente tiene un bajo más profundo y extenso que el CD.
  • Mi gusto por escuchar la música fuerte y tener una escena sonora amplia y profunda. Por este último motivo, tengo las cajas muy separadas entre sí, y por tanto, muy próximas a las paredes laterales. El acercar una caja acústica a una pared lateral o trasera incrementa las bajas frecuencias.
Todas estas circunstancias me han producido no pocos insomnios en los últimos tiempos. Entre soluciones que he buscado yo y consejos que me han dado varios gurús del audio bienintencionados he probado las siguientes opciones:

  1. Trampas de graves: Apenas producen efecto, al menos en mi caso. Para que lo tengan se han de situar en tal cantidad que tu casa acabará pareciendo el Partenón. Ver si no aquí.
  2. Cables de altavoz, de corriente y de modulación: No hacen absolutamente nada, al menos en mi caso y en el terreno de domar las frecuencias graves. En el resto de terrenos, para mi tampoco hacen nada, aunque respeto profundamente y admiro el privilegiado oído de los que escuchan diferencias abismales entre un cable y otro. Yo he hecho muchas pruebas cambiando cables y en un principio he notado diferencias, pero al volver al cable original no he notado nada, por lo tanto interpreto que la diferencias escuchadas en la primera prueba eran simplemente porque prestaba más atención.
  3. TacT RCS 2.2: Este aparato SI que tenía un efecto profundo en el sonido corrigiendo la acústica de la sala. Básicamente, analizaba primero la sala por su cuenta emitiendo pulsos, captándolos con un micrófono y trazando un gráfico de respuesta de frecuencias de aquella y luego corregía los picos de distorsión en el dominio del tiempo y de la frecuencia (o sea, en tiempo real) mediante sus potentes procesadores digitales. Para ello tenía que digitalizar toda señal analógica que le entraba (o enchufarle la salida digital de un transporte de CD) antes de procesarla. Lo que sucedía en este caso es que me producía un gran desasosiego pasar mi preciado vinilo por un proceso de digitalización, procesado y "des-digitalización". Además, veía absurdo tener un reproductor digital de primer nivel (Esoteric), coger su salida analógica y digitalizarla de nuevo, corregir la señal y repetir el proceso DA. Y finalmente, ¿para qué engañarnos?, los audiófilos necesitamos estar cambiando contínuamente de cacharros y probando cosas nuevas.
Estas tres cosas pueden parecer pocas, pero el proceso se ha alargado mucho en el tiempo y ha llegado casi a desesperarme. He llegado a plantearme seriamente cambiar de cajas (con lo que me costó encontrar la caja perfecta para mi gusto), cambiar de amplificación y hasta reacondicionar toda la sala, lo cual por otra parte me daba una pereza tremenda (y eso que mi WAF es moderadísimo). Yo lo único que quería era ESCUCHAR MÚSICA como es debido.
Si hubiera sabido esta solución antes...

Para hacer un primer ajuste del Rives PARC no me he esforzado mucho. He cogido la curva de respuesta de frecuencia de mi sala que aún conservaba de cuando tenía mi TACT RCS 2.2. Esta curva con toda seguridad no se ajusta a la realidad actual de mi sala (he cambiado estanterías y cuadros), pero sin duda se aproxima bastante. Es esta:


Las líneas amarilla y naranja son las respuestas de los canales izquierdo y derecho, respectivamente. La línea verde marca más o menos una respuesta plana donde no hay reverberación en toda la gama audible de sonido (20 a 20.000 Hz).  Se ve que la línea marcha casi plana sobre los 0 dB en esa franja.

Para corregir la respuesta de mi sala he ajustado las tres frecuencias centrales donde hay picos de reverberación (35, 60 y 80 Hz), la amplitud de los mismos (unos 10 Hz) y la altura en dB's (entre 10 y 20 dB's). Una vez para cada canal. He optado, según consejos del vendedor, por no atenuar los 10 o 20 dB's, sino algo menos, pues existe el riesgo de que el bajo suene demasiado "delgado".
Entonces me he sentado a escuchar, y como por arte de magia mis problemas con la reverberación de las frecuencias bajas han desaparecido. No sólo eso, sino que los medios y agudos se escuchan con más claridad y mejor aireación. La diferencia es masiva y no hay que tener el oído de un murciélago para notarla. Cualquiera podría notarla. Seguro que puedo ajustar aún más el aparato con la ayuda de aparatos de precisión, pero de momento estoy MUY satisfecho con lo que he conseguido. El resto del espectro sonoro no se ha visto afectado en absoluto, sólo se ha suprimido el molesto bajo reverberante.

Estoy feliz porque he resuelto un problema que me obsesionaba cada vez (muy pocas para mi gusto) que tenía tiempo y ganas de sentarme a escuchar música. Ahora busco ese tiempo y me apetece más sentarme, porque ya no estoy escuchando los defectos de mi equipo, sino lisa y llanamente música fluyendo majestuosamente.

Una vez más se demuestra que no existe un sólo camino para resolver cualquier problema, y menos en el mundo del audio. El mercado es amplio y ofrece múltiples soluciones para múltiples problemas y cada una es adecuada para cada caso particular. La gracia (y lo divertido) es buscar y encontrar la solución que mejor se ajusta a nuestro gusto, a nuestra sala y a nuestro bolsillo.

PD:
Llevado por mi obsesión purista, y pensando que el Rives PARC posiblemente estaba llevándose parte del detalle en la gama del espectro de 350 Hz hacia arriba, he optado por implementar una pseudo-biamplificación activa: aprovechando que mi preamplificador tiene 2 salidas para etapas, he biamplificado las cajas de la siguiente manera:


Previo (salida 1) -> Etapas Electrocompaniet Aw180 -> Agudos y medios de las cajas frontales.
Previo (salida 2) -> Rives PARC -> otra pareja de Etapas Electrocompaniet Aw180 -> Graves de las cajas frontales.


De este modo, sólo pasa por el Rives PARC la parte de la señal que finalmente irá a parar a los graves, dado que el filtro de mis cajas (que son tri-amplificables) está en 380 Hz (el otro filtro está en 3,8 KHz).

1 comentario:

  1. Pues eso, que eres el número uno, imposible explicar mejor la acústica de salas y los problemas con el rango de frecuencias...

    Yo si fuera Dangla hacía cursos de reciclaje. Qué didáctico eres, me dan ganas de comprame el Rives y ponerlo en estante libre ( sin conectarlo, claro ).

    Yo me meto en las Utopia, si todo va bien.

    Un abrazo de un incondicional.

    Mira que si cargas la enciclopedia de Diderot :-)

    ResponderEliminar