martes, 5 de mayo de 2009

Bytes de inteligencia

El Maestro en el arte de la vida no distingue mucho entre su trabajo y su juego, su trabajo y su ocio, su mente y su cuerpo, su educación y su recreación, su amor y su religión. Apenas distingue cuál es cuál. Simplemente, percibe su visión de la excelencia en todo lo que hace, dejando que otros decidan si él está jugando o trabajando. A sus propios ojos siempre está haciendo las dos cosas.

Texto budista Zen

3 comentarios:

  1. Quisiera saber en que libro se encuentra este texto budista. Desde ya muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola:

    La verdad es que no lo sé. Lo vi escrito en algún sitio y me gustó, pero tampoco ponía de dónde provenía. He buscado un poco por internet y aparece en varios foros, webs y blogs, pero en ninguno pone el origen. Lo siento!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por haberte ocuparte. Disculpas por no haber puesto mi nombre antes.
    Jorge, de Ciudad Aut. de Bs. As.

    ResponderEliminar